HOMENAJE AL DÍA DE INTERNET

Estaba en primero de carrera, estudiando Ingeniería Técnica Forestal en la Universidad Politécnica de Madrid, en el año 1997. Era nuestra primera o segunda clase de prácticas de Matemáticas. En esas clases prácticas subíamos a la azotea, donde estaba el aula de informática, llena de ordenadores nuevecitos que pedían a gritos que los toqueteásemos.

Las clases prácticas de Matemáticas eran por parejas y no recuerdo bien ahora con quien me tocaba a mí (probablemente era por orden alfabético). Y en la primera o segunda clase, el profesor nos dijo que nos creáramos una cuenta de correo electrónico y una contraseña. Esa primera cuenta de correo, por supuesto fue de hotmail (¿acaso lo dudabas?).

Y en ese aula con el techo abuhardillado, descubrí internet… Recuerdo que los primeros sitios a los que metía eran terra, yahoo, la web de universia, que era un portal para estudiantes universitarios… En esas webs iba de un lado a otro, saltando con mis ojos para leer todo lo que me parecía interesante: viajes, pelis nuevas, descuentos, foros de estudiantes, etc. Eran webs muy lentas, básicas, pero cumplían su función perfectamente.

pc2

Poco a poco, durante el curso 97/98, el aula de informática estaba cotizadísima, y pusieron un aula extra para que pudiéramos entrar en nuestros ratos libres. Había horario de entrada y salida porque ya apuntábamos maneras y se notaba que nos íbamos a viciar a estar conectados: en cuanto teníamos un rato libre, subíamos a ver el correo, o  buscar información sobre lo que fuera. En los descansos era imposible encontrar un ordenador libre.

pc3

Y de repente un día mis padres contrataron internet. Recuerdo la alegría de mi hermano y mía porque íbamos a poder tener ese lujo de estar conectados cuando quisiéramos. Pero no todo era lo que parecía: la conexión era cara y muuuuuuuuuuuy lenta, a la par que súper ruidosa.

Internet pasó de ser un “vicio” divertido a una necesidad. Actualmente tardaría más del doble en realizar mi trabajo si no existiera internet: tendría que asistir a mil reuniones para que aprobaran mis textos, mis contenidos, mis trabajos…, me tendría que desplazar muchísimas veces a diario para consultar a mis clientes, y no podría ser docente de tantos cursos online como soy ahora.

Ahora valoro muchísimo más la inexistencia de cobertura móvil e internet y me siento absolutamente libre cuando no tengo cobertura de ningún tipo. Creo que somos esclavos de la conectividad everymoment everywhere. Por eso, cuando quiero relajarme de verdad, voy a lugares sin cobertura y me siento libre.

¿Y tú, recuerdas cómo descubriste internet?

Camino de Santiago

6 de octubre de 2016. Camino de Santiago. De Arzúa a O’Pedrouzo. Vacaciones casi desconectada 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, rellene este campo * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies